9 de febrero de 2013

¡Estamos en carnavales!

Vamos a ver cómo no es nada difícil hacer un sencillo y precioso disfraz.

Con cartulina, papel de plata, papel celofán de colores, bolsas de basura azules con cinta para cerrar,  pegamento, tijeras y mucha ilusión, podemos celebrar el carnaval en casa o en el colegio.

De nuevo, mucha imaginación para crear otros disfraces que no tienen por qué ser los que mostramos aquí, pero pueden ser tan bonitos o más que los comprados. Con la ventaja de que los mismos niños pueden contribuir a hacerlos.

NOTA: La coronita de la princesa, debe llevar un enganche en un lado y una abertura en el otro para que pueda quedar cerrada sobre la cabeza.
Si las bolsas son con cinta para cerrarlas, es mucho más fácil adaptarla al cuello y a la cintura de los niños. Sólo hay que hacer la abertura para los brazos.




El mago puede llevar una varita, con una estrella en el extremo, en lugar del antifaz.

 ¡Felices carnavales!

No hay comentarios:

Publicar un comentario