5 de febrero de 2013

La crisis castiga a los más pequeños

La Vanguardia. 4 de febrero de 2013. Sección "Tendencias".

Esclarecedor artículo de Luis Benbenuty que hemos recibido a través de Twitter y descargado en  http://www.juntadeandalucia.es/observatoriodelainfancia/oia/esp/descargar.aspx?id=289649&tipo=noticia

Comienza:

Los niños son de plástico. Nunca se rompen y se acostumbran a todo. Tampoco votan. Tienden a pensar que lo que les rodea es lo normal. Sea lo que sea. Han de transcurrir años, lustros, una década, para que la sociedad sienta de veras el daño que los recortes, la precariedad laboral, la crisis, infligen a los más pequeños. Será dentro de un tiempo cuando las consecuencias tomen protagonismo.

Uno de los primeros recortes que las familias de clase media agobiadas por las dificultades aplican a sus economías se registran en las actividades extraescolares de los críos.

Extractos destacados:

LA SOLEDAD INFANTIL.  Se trabajan muchas horas por menos; los padres cada vez están más agobiados.

DURA ADVERTENCIA.  Los críos hoy desatendidos serán adolescentes problemáticos”.

DESAPARICIÓN DE LOS CASALESLa calle está volviendo a ser el punto de encuentro de los adolescentes”

Puntualiza:

“La educación es más que la enseñanza de conocimientos académicos -abunda Barba–. También consiste en dotar a los más jóvenes de herramientas emocionales, de hábitos saludables y recursos personales que les ayuden a superar la presión del grupo, resolver conflictos, superar frustraciones, caerse, levantarse… Ya sea para decir no a las drogas o encarar el durísimo mercado laboral"
 
Y concluye:

El curso de monitora de Gauri forma parte del programa Treska Jove de la Fundació, una iniciativa que trata de aunar la formación, la inserción laboral y un acompañamiento muy personal.  "  Todo está muy mal. Ves tanta gente parada con tanta formación que… Me preocupa que mi hijo crezca en un mundo donde parece que el esfuerzo no sirve para nada, que es lo mismo ir a un reality que a la universidad. Pero soy optimista. Aquí aprendes que el esfuerzo puede ser recompensado”. "Y también que las cosas no son lo que parecen. Mucha gente dice que los marroquíes vienen a no hacer nada y a pedir ayudas sociales. Pero aquí ves que no, que hay un montón que tienen muchísimas ganas de estudiar y de trabajar, de hacer cosas… Además, hacemos voluntariado social.
No somos vagos ni ni-ni… a veces la gente se cree que no estudias ni trabajas porque no quieres, y no es tan sencillo”, señala esta joven.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Esto es sólo un resumen: Recomendamos su lectura completa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario